EL OBELISCO A MARÍA ENRIQUETA

Los monumentos dedicados a personajes en las ciudades son manifestaciones perennes del reconocimiento de la sociedad por el trabajo y las contribuciones culturales de actores sociales, principalmente a quienes se distinguieron en determinado momento del devenir histórico de las comunidades. En la mayoría de los casos los monumentos reflejan la importancia del personaje en la conformación de la identidad sociocultural a nivel local, nacional o internacional, a la par de perpetuar la trascendencia de su labor y aporte en beneficio social.

El Municipio de Coatepec posee una riqueza en cuanto a monumentos históricos, los cuales se distribuyen en diferentes puntos de la ciudad y sus congregaciones, entre los mismos destacan los monumentos dedicados a honrar la memoria de grandes personalidades de la historia mexicana, y uno de ellos es el ofrecido por los Coatepecanos a la poetisa María Enriqueta Camarillo en el parque “Miguel Hidalgo”. Obelisco que nos transporta a otras épocas en el que el interés por la lectura de obras literarias ocupaba un lugar importante en las actividades cotidianas de aquellos sectores sociales interesados en el ejercicio de las artes.

Los orígenes del eminente monumento a María Enriqueta inician con la conformación del Comité pro monumento que presidieron distinguidas personalidades en su carácter de presidente el Dr. Rafael Sánchez Altamirano, secretario don Justino J. Palacios, Tesorera María Hernández Vela, los vocales; poetisa Francisca García Batlle, señora Juana Palma de Rodríguez, y doña Margarita Jácome de Pérez. Dicho Comité se encargó de realizar una serie de eventos con el fin de reunir los recursos necesarios para sufragar los gastos de la ejecución de la obra.

La propuesta de levantar un monumento en reconocimiento a la insigne Poetisa María Enriqueta en su amada tierra que le vio nacer causó revuelo a nivel internacional, según consta en los escritos publicados en periódicos y revistas de la época.

A continuación, transcribimos algunas publicaciones que fueron compiladas por el eminente Ángel Dotor. “Estos homenajes extraordinarios a María Enriqueta, no son sino el reconocimiento de sus altísimos méritos literarios” (El Sol, de Madrid, 22 de julio de 1925)

“María Enriqueta va a tener un monumento en su tierra natal. Merece ese homenaje la escritora que está considerada actualmente como la primera poetisa hispanoamericana” (L´Intransigeant, de Paris, Agosto de 1925)

Coatepec se apresta para elevar un monumento a la gloria de María Enriqueta. Consciente su ciudad natal del valer de esta mujer extraordinaria, le da el sitio que merece. María Enriqueta es la más alta figura femenina que se destaca en el horizonte literario de América” (Revue de I´Amérique Latine, de Paris. 1 de julio de 1926).

Mientras en algunos periódicos y revistas se difundía la noticia a nivel internacional, sobre la iniciativa de los Coatepecanos en dedicar un monumento a la poetisa María Enriqueta. El comité pro-monumento se dio a la tarea de iniciar sus actividades para reunir los recursos necesarios, de inicio se difundió información mediante publicaciones, a fin de motivar a los diferentes sectores sociales para que se sumaran a la iniciativa y participaran.

El siguiente párrafo es parte del texto en uno de los primeros volantes que se difundieron en su natal Coatepec: “María Enriqueta vive en Europa entregada con ardor a enaltecer la intelectualidad mejicana. Sus obras son la simiente de una brega en el campo inmenso del pensamiento, de la constancia y del talento esclarecido. A su arribo a las costas europeas, allá donde el maremágnum de escritores se debate por el triunfo intelectual. María Enriqueta apareció como flagrante estrella, y está considerada como la primera en la América Española. ¡Glorifiquemos a nuestra paisana! Honrar el mérito ajeno cuando no hay más interés que el amor a lo grande y bello, es loable y es patriótico.”

Posteriormente un último evento realizado por el Comité pro-monumento, se verificó en el teatro imperial de Coatepec con un lleno total, cuya programación incluyó representaciones artísticas y literarias. A parte de la participación del presidente del comité, Dr. Rafael Sánchez quien pronunció un elocuente discurso en el que incluyó datos sobre la infancia de la poetisa en su tierra natal, sus estudios realizados en la ciudad de México, su amplia producción literaria, aparte de dar lectura a varios artículos periodísticos donde se enaltecía la labor de la poetisa Coatepecana.

A las once de la mañana del día 4 de marzo de 1934 fue develado el monumento a la poetisa María Enriqueta en el Parque Miguel Hidalgo, el Secretario General de Gobierno señor Francisco Salcedo Casas en representación del Gobernador del Estado, descubrió el hermoso obelisco ante un nutrido público que aplaudió el trascendental momento, mientras que en los templos católicos de la ciudad se echaban a vuelo las campanas. El monumento de piedra integra un altorrelieve en bronce con el busto de la escritora, obra maestra del escultor español Mariano Benlliure, quien la realizó en su taller de Madrid, España.

Abajo del busco de la poetisa se incluyó un texto con letras también en bronce:

A
MARIA ENRIQUETA CAMARILLO Y ROA
DE PEREYRA
HIJA PREDILECTA
DE COATEPEC
INSIGNE POETISA
Y NOVELISTA GENIAL
______
1934

La develación del Obelisco a María Enriqueta fue un gran acontecimiento como pocos en la tierra natal de la insigne poetisa, evento en el que se dieron cita distinguidas personalidades de la época, quienes dieron mayor realce a la inauguración con sus discursos pletóricos de reconocimientos a la poetisa. Destacaron con su participación: el Poeta don José Núñez y Domínguez, don Calixto Hernández y don Modesto Martínez Galván, entre otros. Por su parte los alumnos de las escuelas locales depositaron ofrendas florales al pie del monumento y cantaron el bellísimo himno a María Enriqueta, cuya música fue compuesta por el reconocido maestro don Juan Lomán, en combinación con los hermosos versos escritos por la poetisa Francisca García Batlle.

Por su parte la señorita Inés Rebolledo declamó una hermosa composición poética de la autoría de la distinguida poetisa Margarita Jácome de Pérez, misma que reproducimos a continuación.

A MI ILUSTRE COTERRANEA MARIA ENRIQUETA
¡Salud, Coatepecanos! El anhelo
de rendir merecida pleitesía,
levantó un monumento en nuestro suelo
para ensalzar su original poesía.
…Ya se halla a nuestro lado nuevamente,
Ya vive en el jardín de donde niña,
Escuchara el rumor de alegre fuente
Y contemplara la feraz campiña.
Aquí tendremos todos el ejemplo
que nos brindan el genio y la constancia;
oídlo; quien labora, forja un templo,
y quien holga, se pierde en la ignorancia
y diremos así, con santo orgullo,
Al mirar su memoria siempre viva:
¡Ya dejó la crisálida el capullo,
Pero en flama de amor quedo cautiva!

Tampoco podía faltar un relevante evento la participación de la célebre poetisa Francisca García Batlle (Pacona), quien dio realce al homenaje con una bella poesía de su inspiración:

A MARIA ENRIQUETA
…Te voy hablar
como si pudieras escucharme y verme,
como si en realidad
-después de largo viaje- hubieras vuelto
a este rincón de paz.
Asi te voy hablar.
Bienvenida, mujer, poetisa nuestra,
en un canto de amor
te saluda este pueblo
que te arrulló.
Te saludan los niños y los ancianos,
te saludamos todos los que hasta aquí
Hemos venido ahora
para cumplir
para cumplir contigo, que nombre das
en tierras extranjeras
a esta tierra de paz.
Y en ronda cariñosa
cerca de ti.
pasaremos los años tristes o alegres,
que el cielo nos deje vivir.
En ellos gozaremos horas de dicha,
de alegría y de amor,
y otros en que lloremos la ausencia amarga
de aquellos que murieron en el Señor…
Y estarás con nosotros en esas horas
que bien podrás llenar
hablándonos de aquellas lejanas tierras
que están allende del mar.
Nos hablarás de Brujas, de su misterio,
De las cosas ancestrales que hay en Madrid,
Y nos dirás que has vuelto, porque has querido
morir aquí…
Aquí donde naciste,
donde tienes tu hogar en cada hogar,
aquí donde la vida lleva a cuestas
su carga de cafetos y de azahar.
Pues bienvenida seas, María Enriqueta,
ha tiempo te aguardamos con amor.
por eso ahora, al verte entre nosotros,
decimos conmovidos: ¡Qué bueno es Dios¡…

Publicado en el Regional el viernes 3 de agosto de 2018, número 2632, p. 7

Publicado en el Regional el sábado 10 de agosto de 2018, número 2633, p. 7

Publicado en el Regional el sábado 10 de agosto de 2018, número 2633, p. 7

Publicado en el Regional el sábado 17 de agosto de 2018, número 2634, p. 7