La exuberante vegetación de Coatepec está compuesta por el bosque mesófilo de montaña de donde destacan especies como el alamillo, palo de baqueta, palo barranco, álamo, cedro y ocozote. Abundan las orquídeas y los helechos llama la atención el helecho arborescente, vestigio del tiempo de los dinosaurios. Algunos árboles característicos son el encino (Quercus xalapensis), liquidámbar (Liquidambar macrophyla) magnolia (Magnolia shiedeana), aguacate (Persea america- na), chirimoya (Annona cherimola), marangola (Clethra macrophylla),  jacaranda (Jacaranda minosifolia), olmo (Ulmus mexicana), pepinque (Carpinus carolineana), croto (Croton draco) y jonote (Heliocarpus appendiculatus), entre otros.

El Bosque Mesófilo de Montaña (BMM) en México se caracteriza por presentar en su dosel una composición de especies donde predominan árboles caducifolios de clima templado (de afinidad holártica), por ejemplo de liquidambar (Liquidambar), encinos (Quercus), hayas (Fa- gus) y pinos (Pinus) mientras el sotobosque está conformado principalmente por especies tropicales perennifolias (de afinidad neotropical), como por ejemplo arbustos de las familias Acanthaceae, Rubiaceae y Myrsinaceae, y en las copas de los árboles abundan las epífitas de las familias Orchidaceae, Bromeliaceae, Piperaceae y Araceae (Challenger, 1998; Rzedowski, 2006). 

Pese a ocupar una extensión tan reducida, el BMM es el ecosistema que alberga la mayor diversidad de especies de flora y fauna en relación a su área (Challenger 1998); se calcula que alrededor de 2500 a 3000 especies de plantas vasculares habitan exclusiva y preferentemente en estos bosques (Rzedowski 1996). Algunos elementos característicos de estos bosques son los helechos arborescentes, frecuentemente utilizados para elaborar maquique o xaxim (Alsophila firma, Cyathea fulva, Dicksonia gigantea) y la abundancia de epífitas como bromelias, también conocidas como tencho o ech ‘ (Tillandsia eizii, T. ponderosa, T. imperialis), helechos (de los géneros Elaphoglossum, Polypodium, Psilotum), orquídeas (sobresalen las del genero Encyclia) y musgos. Entre las especies de fauna más emblemáticas cabe men- cionar al quetzal (Pharomachrus mocinno) y al pavón (Oreophasis derbianus), que se encuentran en peligro de extinción, el hocofaisán (Crax rubra), que está amenazado, y varias especies de colibríes del género Eupherusa.