Jesús Javier Bonilla Palmeros 

Cronista oficial de la ciudad 

Un acercamiento a los orígenes de la iglesia del Sagrado Corazón nos lleva a la consulta obligada de la obra Memoria del Establecimiento de la Devoción al Sagrado Corazón de Jesús en Coatepec, texto publicado en 1862 y reimpreso en 1903 por Antonio Matías Rebolledo, dueño de la imprenta “El Álbum” y sobrino del presbítero Antonio Mateo Rebolledo autor de la obra. A fin de presentar un detallado seguimiento de la historia de la iglesia, retomaremos los datos medulares de la publicación en cuestión.

El contexto histórico-cultural en el que tiene origen la iglesia se remonta a la segunda década del siglo XIX, tiempo en el que el territorio mexicano se encontraba inmerso en el movimiento de Independencia, lo que conlleva a un periodo de combates entre insurgentes y realistas, cuyos enfrentamientos influyeron en la vida de los habitantes de buena parte del territorio de la Nueva España. Situación que también se reflejó en el pueblo de Coatepec, lugar donde el venerable canónigo Mateo Rebolledo reporta graves conflictos entre sus habitantes por cuestiones de índole ideológica, entre los que se enumeran: enfrentamientos internos, asesinatos, actos inmorales, y la pérdida de fe por parte de la feligresía católica local.

Ante la difícil situación, el padre rebolledo se propuso conformar la Pía-Unión a fin de promover la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, misma que inició el domingo 13 de febrero de 1825 con un pequeño grupo de fieles. Meses después el señor Obispo de Puebla concedió la correspondiente licencia el día 23 de Junio de 1825, y para el año 1826 aumentó gradualmente el número de devotos. Ambiente de fervor que se reflejó un año después en la festividad al Sagrado Corazón de Jesús, fecha en la que se estrenó la imagen que fue profusamente adornada con flores en el templo parroquial.

Las actividades en torno al culto de la advocación cristológica fueron creciendo de tal manera que muy pronto se realizaron una serie de publicaciones para la difusión de la Pía-Unión y el Manual de los Ejercicios del Sagrado Corazón de Jesús.

Producciones que determinaron un fuerte impulso al culto e influyeron para que entre los feligreses empezara a tomar forma la idea de construir una iglesia. Razón por la que se integraron una Junta constituida por las personas de mayor influencia en la localidad y los devotos con mayor fervor al Corazón de Jesús.

El día 19 de Marzo en las festividades de la patriarca San José, después de haberse llevado a cabo la festividad en la capilla del Rosario del Templo Parroquial, la propuesta de erigir un templo al Sagrado Corazón de Jesús, fue escuchada con beneplácito por el señor Cura de Xalapa Dr. Luis Mendizábal y Zubialdea, quien solicitó se volviera a reunir la Junta para la promoción de la obra, el mismo se ofreció para interceder ante el señor obispo de Puebla con la obtención de la licencia de construcción para el templo.

La Licencia para la construcción del templo al sagrado Corazón de Jesús la concedió el excelentísimo señor obispo de Puebla, Dr. Antonio Joaquín Pérez Martinez con fecha 10 de abril de 1828, y debido a la convulsión en materia político-administrativa, el gobierno estatal emitió el permiso correspondiente hasta el día tres de agosto del mismo año.

La traza inicial del nuevo templo estuvo a cargo del señor José Isidro Maldonado quien era uno de los principales promotores de la obra, y fue el quien justificó las poco más de cuarenta varas que tenia el trazo, con las siguientes palabras: “Señores contentémonos con tener una iglesia, aunque sea pequeña, y no emprendamos una obra que por su tamaño no podamos terminar. La que les tazo es bastante capaz y tendremos el gusto de verla concluida”. Definida la traza para el nuevo edificio se procedió a realizar las excavaciones para los cimientos el día 6 de Junio, con la participación de José Cecilio Vidal, Melchor Ambrosio Maldonado, Manuel Luna, Pedro Hernández y los jóvenes Saturnino y Gregorio López, todos ellos dirigidos por el maestro de obra José Isidro Maldonado. Trabajos que debieron de ser suspendidos por la llegada de las lluvias situación que generó se azolvaran las zanjas y convinieran esperar a que terminara la temporada de aguas.

Mientras se procedió a realizar el acopio de materiales para la construcción, durante los días que amainaba el temporal, sacando en andas la imagen del Sagrado Corazón de Jesús hasta el lugar donde extraían la materia prima, misma que fue donada por la señora Carmen Ballesteros de Bonilla.

Los trabajos de apertura para la cimentación se retomaron el día 3 de noviembre y para el día 9 tuvieron lugar los preparativos con motivo de la bendición de la piedra fundamental, se procedió a limpiar el sitio y se fijó la cruz en el lugar donde se ubicaría el altar. Evento que fue promocionado en toda la población con la conducción en andas de la primera piedra, en una procesión que presidia la Danza de Santiagos, por su parte tres personajes principales: un moro, un cristiano y el diablo repartían los convites entre los vecinos de la localidad. El día 10 de noviembre se llevó a cabo la ceremonia en un cobertizo adornado con ramas de olivo, pimiento y jocopa, al centro del mismo se dispuso una pequeña mesa donde se encontraba en charola de plata la piedra fundamental. A las diez en punto de la mañana con repiques de campana se anunció la salida de la cruz y ciriales desde el templo parroquial, presidida por el señor cura Antonio García López quien era acompañado por otros sacerdotes y los padrinos del evento: don Francisco Galván, Diego Melchor, Cosme Rebolledo y Miguel de Campo. Concluido el acto religioso, las descargas de cohetes y tiros de fusil anunciaron el momento en que fue colocada la piedra fundamental en su lugar por el sacerdote, acontecimiento que desbordó el regocijo de los feligreses.

La recaudación de alhajas y limosnas durante el día en que se colocó la piedra fundamental, fueron utilizadas para mandar a manufacturar posteriormente un cáliz en la ciudad de Puebla y costear el trabajo de los albañiles por cuatro semanas. Completaron los eventos del día de la inauguración, el montaje de un pequeño teatro al lado de la obra y la escenificación de algunas piezas de contenido religioso.

En punto de las cinco de la tarde la danza de Santiagos y la danza de los mecos, ejecutaron los bailes de sus respectivos sones.

Durante el año de 1829 se continuaron los trabajos con limitaciones económicas y debieron de suspenderse por cuestiones políticas durante ocho meses, retomándose la construcción casi a fin de año. El día 30 de enero de 1831 se realizó la fundición de la campana, evento que tuvo lugar en la Hacienda Zimpizahua, el maestro fundidor fue don José Maria Rodríguez quien cooperó con parte de su trabajo. La campana alcanzó un peso de 13 arrobas y 13 libras, cuyo traslado fue realizado por los peones de la mencionada hacienda hasta las puertas del templo, en medio de la quema de cohetes, arreglos florales, enramadas en forma de arco para las calles y la participación de una banda de música.

Entre las personas que más apoyaron para la construcción del templo, podemos citar: a los albañiles que costearon el “arco toral”, doña Carmen Ballesteros de Bonilla aportó los recursos para la primera bóveda, el segundo arco fue por contribución de don Francisco Pociano.

Terminada la construcción del templo, se procedió a reunir los accesorios necesarios para decorar el recinto, así como aquellos ornamentos requeridos para el desarrollo del culto. Nuevamente el apoyo de los habitantes no se hizo esperar y realmente es amplia la lista de personas altruistas que de forma desinteresada aportaron, los lienzos, albas, candeleros, el cáliz, incensario y manteles, entre otros objetos.

Una señora originaria de Francia y avecindada en la localidad, donó el cuadro de la Virgen de San Sixto, conocida también como Nuestra Señora del Copulo, por su parte el señor José Cecilio Vidal obsequió un Cristo chico con cantoneras de plata para el altar.

El altar mayor fue construido de mampostería por el maestro don Cirilo Portillo quien le concluyó el día 24 de abril de 1833, y para la pintura se reunieron veinte mujeres pobres que molieron el yeso en sus metates, actividad realizada a lo largo de quince días de trabajo.

El día 10 de mayo de 1833 se llevó a cabo la bendición formal del templo con la asistencia de diez eclesiásticos, entre ellos el cura de Xalapa don Francisco Campomanes y el señor cura don Antonio García López, quien se encargó de predicar en la solemne apertura de los servicios religiosos.

La iglesia posee cuatro preciosas pinturas realizadas por el notable pintor Coatepecano don Rafael Rebolledo, en las que se representan los pasajes evangélicos de “La Samaritana”, “La Conversión de la Magdalena”, “La curación del ciego de nacimiento” y “La Oración del Huerto”, óleos que revelan el genio del pintor. También se venera en el templo una bella imagen del Sagrado Corazón de Jesús, esculpida por don Félix Polanco, quien desde muy joven se destacó no sólo como escultor sino también como pintor.

Hacia el año de 1844 el Teniente Juan Clímaco Rebolledo realizó un viaje a la ciudad de Querétaro y consiguió de las monjas de Santa Clara, después de mucha insistencia y súplicas, la taumaturga imagen del Santo Niño de Atocha que trasladó a esta Villa. A su llegada el día catorce de mayo, un inmenso gentío lleno de entusiasmo salió a recibirla al paraje llamado “Los Puentes”, manifestando el gozo de varios modos y conduciéndola hasta el templo del Sagrado Corazón de Jesús, imagen que hasta la fecha ocupa un lugar especial en el sagrado recinto.

Referencias Bibliográficas

Gómez Delgado, Adalberto, Apuntes Históricos sobre Coatepec, Manuscrito inédito, 1943

Rebolledo, Antonio Mateo, Memoria del Establecimiento de la Devoción al Sagrado Corazón de Jesús en Coatepec, Reimpreso por Antonio M. Rebolledo, Coatepec, 1903

“Apuntes Históricos y Geográficos de la Villa de Coatepec”, en: Leonardo Pasquel, Serie Historiografía, Coatepec I, Editorial Citlaltepetl, Xalapa, Ver., 1959, pp. 73-

Ubicación: Horario:
Jimenez del Campillo s/n 10:00 am A 01:00 pm y 04:00 pm 07:00 pm
¿Cómo llegar?
Ruta Cultural Patrimonio Artístico Monumental